Musicoterapia

¿Qué es la musicoterapia?

 La musicoterapia es el uso profesional de la música y sus elementos como intervención en contextos médicos, educativos, así como aquellos que inciden en nuestra cotidianeidad. Como disciplina, va dirigida a individuos, grupos, familias o comunidades que buscan optimizar su calidad de vida y mejorar su bienestar y salud física, social, comunicativa, emocional, intelectual y espiritual. La investigación, práctica profesional, educación y formación clínica en musicoterapia están basadas en los estándares profesionales ajustados a la especificidad de los contextos culturales, sociales y políticos a los que vaya dirigida la intervención.

¿Qué beneficios tiene?

Nivel fisiológico:

  • Acelera o retarda las funciones orgánicas: ritmo cerebral, circulación, respiración, digestión, metabolismo, etc.
  • Actúa sobre el Sistema Nervioso Central y Periférico provocando una acción sedante o excitante
  • Desarrolla el sentido del oído, conociendo, clasificando y organizando el mundo sonoro.
  • Produce cambios en las constantes vitales: frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno en sangre, percepción del dolor, temperatura corporal y tensión arterial.
  • Cambios en las ondas cerebrales: la música produce activación neuronal repercutiendo en las diferentes ondas cerebrales, produciendo efectos de activación o sedantes.

Nivel intelectual:

  • Desarrolla la capacidad de atención y memoria.
  • Estimula la imaginación y creatividad.
  • Desarrolla el sentido del orden y del análisis.
  • Ayuda a desarrollar el pensamiento lógico: razonamiento inductivo y deductivo.
  • El canto: Desarrolla el lenguaje.
  • La danza: Desarrolla la coordinación motora.

Nivel psicológico:

A nivel psicológico, la música es una herramienta muy útil para trabajar diferentes aspectos de la personalidad:

  • Permite la aceptación, reconocimiento y expresión de las propias emociones de manera saludable.
  • Reorganiza el pensamiento, disminuyendo la rigidez y permitiendo mayor flexibilidad cognitiva.
  • Ejercita la memoria, la atención y la escucha.
  • Mejora los vínculos afectivos con los demás.
  • Permite desarrollar la capacidad de introspección.
  • Es una fuente de placer y bienestar.
  • Desarrolla la creatividad.
  • Fomenta la motivación y entusiasmo para lograr alcanzar diferentes metas.
  • Mejora la capacidad de autoestima al realizar ejercicios dirigidos a este fin. Ej. Componer junto al musicoterapeuta una canción.
  • Mejora considerablemente el lenguaje verbal y no verbal. Este objetivo terapéutico es especialmente relevante en el caso de las personas con TEA (Trastorno del espectro autista).

El ritmo, tempo y silencios de la música permiten una articulación adecuada del lenguaje. El canto también contribuye significativamente a este propósito. El lenguaje no verbal se trabaja especialmente a través de la alianza terapéutica o vínculo que se establece entre musicoterapeuta y paciente. Mejorando así el contacto visual, el vínculo afectivo, la expresión facial, etc.

  • Desarrolla la coordinación motora a través del baile libre y la imitación.
  • Es una herramienta que fomenta la diversión y expresión emocional en los menores.

Nivel social:

  • Favorece la expresión de uno mismo.
  • Tiende a unir a las personas, sobre todo a través del canto y la ejecución instrumental comunitaria, al expresar sentimientos comunes.
  • Rompe las barreras del individualismo, al poder expresar estados emocionales comunes.
  • Es una herramienta de expresión de identidad para diferentes comunidades. Aquí tenemos el ejemplo de los himnos, o músicas tribales de África o América Latina.
  • Favorece la cohesión grupal y sentimiento de pertenencia al grupo.
  • Es una herramienta para fomentar la motivación y el trabajo en equipo.

¿A quién va dirigida?

  • Niños / Adolescentes
  • Adultos
  • Mujeres embarazadas
  • Ancianos
  • Personas con o sin diversidad funcional

Beneficios de la musicoterapia en diversidad funcional: Autismo, Síndrome de Down, Déficit de atención, Hiperactividad

La musicoterapia es especialmente beneficiosa para personas con Trastorno del Espectro autista o Trastorno generalizado del desarrollo, por diversos motivos:

  • Mejora de la comunicación verbal y no verbal. A través de los acentos, pausas, ritmo y tempo que tiene la música, la articulación del lenguaje se ve notablemente mejorada en menores con este tipo de síntomas. Además, el lenguaje no verbal (mirada, contacto físico, expresión facial), también se estimula a través de la música, ya que ésta se convierte en un nuevo canal de comunicación.
  • Mejora de las habilidades sociales. La música sirve como nexo de unión entre terapeuta-paciente o entre los niños. Favorece la expresión emocional y refuerza los vínculos entre los menores
  • Aprendizaje de nuevos conceptos: la música estimula la actividad cerebral y el desarrollo cognitivo en los menores. Desarrollando la memoria, la atención y las funciones ejecutivas.
  • Desarrollo de la flexibilidad cognitiva: La improvisación instrumental permite al niño expresarse de forma libre, no existe una única manera de hacerlo, ni una “buena” manera de hacerlo. Por este motivo, el niño puede comenzar a romper la rigidez cognitiva y las rutinas que tiene establecidas, para permitir mayor flexibilidad en su conducta y cognición.
  • Expresión emocional: a través del canto, el baile y la improvisación instrumental expresamos emociones que muchas veces son difíciles de expresar con palabras. La música es una herramienta de regulación emocional, pudiendo reducir los niveles de ansiedad y depresión que presente el paciente.
  • Mejora de la coodinación motora: tocar un instrumento desarrolla la motricidad fina, ya que esta actividad precisa de movimientos específicos y concisos para llegar al objetivo musical propuesto. Bailar y realizar actividades de percusión corporal desarrollan la motricidad gruesa, el esquema corporal y la lateralidad que puede estar afectada en este tipo de pacientes.
  • Fomenta la toma de iniciativa., independencia y autonomía.Esto se ve reflejado en las improvisaciones musicales o composiciones.
  • Desarrolla el uso de habilidades organizadas y secuenciadas: Especialmente importante cuando se aprende a tocar un instrumento.
  • Desarrolla el pensamiento simbólico y la creatividad.
  • Mejorar la percepción y discriminación auditiva.

Carácter individual y grupal

Las sesiones de musicoterapia tienen como duración 45 minutos y, pueden realizarse de manera individual o grupal, en función de las necesidades del paciente. A nivel individual suelen trabajarse objetivos más específicos, algunos de ellos son: desarrollo del lenguaje verbal y no verbal, expresión emocional, desarrollo de la motricidad fina y gruesa, estimulación de la memoria y atención, aprendizaje de turnos en las improvisaciones, identificación de las propias emociones, articulación de sílabas en caso de menores con diversidad funcional o retraso en el lenguaje, etc.

En cuanto a las sesiones grupales, los objetivos terapéuticos serán más generales, no obstante también se realizan intervenciones individuales con los pacientes dentro del grupo. Los objetivos terapéuticos que se pueden alcanzar son los mismos que en las sesiones individuales, no obstante también hay objetivos a nivel de grupo: trabajar valores tales como el compañerismo, el respeto, la generosidad, el trabajo en equipo, trabajar la expresión emocional, desarrollar cohesión grupal y sentimiento de pertenencia al grupo, trabajo con música de diferentes culturas (en el caso de que haya niños de diferentes nacionalidades), etc.