Atención temprana

La atención temprana, se define como: “el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”

DETECTAR, TRATAR Y CORREGIR cualquier disfunción surgida en los primeros años de vida del niño, serán determinantes y fundamentales para solucionarlas adecuadamente.

El niño al nacer viene dotado de reflejos incondicionados que le permiten su supervivencia. Pero desde que comienza a interactuar con su entorno comienza a dar unas respuestas. Estas en el primer año de vida se van a suceder con gran rapidez y son muy importantes para el buen desarrollo integral del niño. 

Cualquier alteración que observemos de ese proceso en estas edades nos va a permitir detectar o prevenir deficiencias, corregir desviaciones o simplemente facilitar el aprendizaje. El niño al nacer debe de evolucionar dentro de una norma. 

Cualquier déficit durante los primeros años de vida del niño/a dificultará sus posibilidades de progresar conforme a la norma puesto que los déficits son acumulativos. De aquí la importancia para su pronta detección y tratamiento puesto que de ello dependerán en definitiva su felicidad. 

Exponemos a continuación algunos de los ítems significativos denotadores si no de una patología específica sí de una alteración a observar y controlar para en la medida de lo posible ir normalizando su correcto progreso.

SIGNOS DE ALERTA EN EL DESARROLLO PSICOMOTOR

Son aquellas manifestaciones en el desarrollo psicomotor del niño que nos pueden hacer sospechar que estamos ante una disfunción neurológica y así poder establecer un diagnóstico precoz de daño cerebral. 

A continuación detallamos los principales signos de alerta por orden cronológico:

1 MES DE EDAD

  • Irritabilidad persistente
  • Trastornos de succión, la deglución y el reflejo de masticación
  • No fija la mirada momentáneamente
  • No reacciona con los ruidos
  • Un llanto muy bajito o al contrario, muy estridente que puede denotar alteración de la tonicidad
  • El sudor con un olor especial o exagerada puede indicar una alteración en el tono muscular.

2 MESES DE EDAD

  • Persistencia de irritabilidad
  • Sobresalto exagerado ante ruido
  • Aducción del pulgar
  • Ausencia de sonrisa social

3 MESES DE EDAD

  • Asimetría de actividad con las manos
  • No sigue con la mirada
  • No respuesta a los sonidos
  • No sostén cefálico

4 MESES DE EDAD

  • Pasividad excesiva
  • Manos cerradas
  • No emite risas sonoras
  • Hipertonía de aductores (ángulo inferior a 90º)
  • No se orienta hacia la voz

6 MESES DE EDAD

  • Presencia de hipertonía en miembros e hipotonía de cuello y tronco.
  • No se rota sobre sí mismo
  • Persistencia de reacción de Moro
  • No sedestación con apoyo
  • Ausencia de prensión voluntaria
  • No balbucea ni hace «gorgoritos»

9 MESES DE EDAD

  • No desplazamiento autónomo
  • Hipotonía de tronco
  • No se mantiene sentado
  • Ausencia de pinza manipulativa
  • No emite bisílabos

12 MESES DE EDAD

  • Ausencia de bipedestación
  • Presencia de reflejos anormales
  • No vocabulario de dos palabras con/sin significado
  • No entiende órdenes sencillas

15 MESES DE EDAD

  • No camina solo
  • Ausencia de piza superior
  • No arroja objetos
  • No tiene un vocabulario de tres o cuatro palabras
  • Pasa ininterrumpidamente de una actividad a otra

18 MESES DE EDAD

  • No sube escaleras
  • No tiene un vocabulario de 7/10 palabras
  • No conoce partes del cuerpo
  • No garabatea espontáneamente
  • No bebe de un vaso
  • No hace una torre de dos cubos

24 MESES DE EDAD

  • No corre
  • No construye torres de 3/6 cubos
  • No asocia dos palabras
  • No utiliza la palabra NO
  • Presencia de estereotipias verbales
  • Incapacidad para el juego simbólico

SIGNOS DE ALARMA A CUALQUIER EDAD

  • Movilidad, tono o postura anormal (Si se observan pliegues Inter glúteos asimétricos o se observa alguno más; si siempre mantiene la cabeza hacia un lado; si voltea antes de la edad de desarrollo; si sentado se decanta más hacia un lado, si lanza siempre la misma mano; si no se observa simetría en las distintas destrezas motoras que va realizando). 
  • Si hay protrusión lingual, esto es, saca la lengua excesivamente 
  • Movimientos involuntarios (actitud distónica de manos, hiper-extensión cefálica…). 
  • Movimientos oculares anormales. 
  • Retraso en la adquisición de los ítems madurativos. 
  • Macrocefalia, microcefalia, estancamiento del perímetro craneal. 
  • Si hay excesivo babeo o durante más tiempo del periodo de salida de dientes. 
  • Si al aparecer una expresión facial se comprueba algún grado de asimetría. 
  • Si hay un paladar ojival. 
  • Si rechaza contacto físico, no fija la mirada o no posee sonrisa social (2º trimestre) ni emite sonidos cuando se le habla o acaricia. 
  • Si el cambio de biberón a cuchara es demasiado dificultoso. 
  • Si la lengua la lateraliza siempre hacia un lado o tiene movimientos distónicos o si es demasiado ancha o estrecha. 
  • Si es totalmente inexpresivo y rechaza el diálogo. 
  • Si siempre está al límite en la realización de los ítems correspondientes a su periodo madurativo ya sea por la no ejecución de alguno o por falta de destreza al realizarlo.